Esauira.- 

Esauira.- 

05/2023.- ESAUIRA

La Perla del Atlántico: Pueblo para surfistas por excelencia. Podríamos compararlo, y así lo hacen los amantes de este deporte, con Tarifa en la provincia de Cádiz. (Spain)

Puede que estando en Marrakech te hayan ofrecido una excursión al pueblo costero de Esauira, famoso por su puerto pesquero, por sus playas y por el viento que siempre azota para el deleite de los amantes del Kitesurf. Si vas buscando playas para poder bañarte, no creo que este sea el mejor destino. 

En mi opinión, viajar desde Marrakech a Esauira y volver de nuevo a Marrakech en el mismo día es una auténtica locura. El autobús tarda algo más de tres horas en realizar el trayecto puesto que hace una o dos paradas por el camino para que la gente pueda ir al baño, coma, beba y compre souvenir, en definitiva, estaríamos hablando de unas siete horas de viaje y unas cinco, que es el tiempo que te dan en la excursión para visitar nuestro destino. Como ves, no compensa. Yo opté por la opción de quedarme tres días en Esauira aunque con dos también hubiese estado bien. Esauira es un pueblo pequeño y lo que hay que ver se puede ver perfectamente en dos días. Allí evidentemente también tendrás la opción de contratar excursiones como Quads por las dunas y la playa, paseos en camello, paseos en caballo, etc. Luego hablo de mi excursión con los Quads por las dunas y las playas de Esauira. 

Al bajar del autobús que me llevó hasta esta localidad, la sensación fue de humedad y mucho aire (más bien fresco). La playa estaba repleta de cometas de gente practicando kitesurf. Un auténtico espectáculo ver como entre tantas cometas y cuerdas, no se enredaban entre ellos.  Encontrar la primera Riad donde me alojé no fue excesivamente difícil. Una vez que paseas un poco por el entramado de calles de la zona turística o medina antigua, te darás cuenta de que al final, todas o prácticamente la mayoría de las calles están comunicadas entre sí y te llevan al mismo sitio. Estuve en dos Riad diferentes puesto que la primera no me pareció del todo cómoda. Aquí  podéis ver esta primera Riad y la reseña que dejé en Google Maps.  (Podéis seguirme en Google Maps pinchando Aquí). La estancia en la segunda Riad fue mucho mejor que la primera y Aquí podéis ver mi valoración en Google Maps.

Para visitar Esauira te recomiendo el uso de gafas de sol por algunas de sus calles dentro del entramado callejero por el que vas a pasear sin lugar a dudas, puesto que el fuerte viento que azota normalmente a este pueblo, lleva la arena fina de la playa hasta muchas de estas cortas y estrechas calles y las gafas de sol te pueden servir de gran ayuda. 

Muchas de sus calles son auténticos mercados de artesanía donde puedes comprar casi de todo. Desde comida hasta ropa, souvenirs, bebidas, etc. También te encontrarás con algunos restaurantes y te recomiendo este Dar Al Houma  El señor que te atenderá es una persona encantadora y no tendrás mayores dificultades para entenderte con él en castellano. Muy cerca de este restaurante te recomiendo visitar esta cafetería Pâtisserie Driss donde tienen una gran variedad de dulces, a cual más bueno. Y si en algún momento te apetece darle un descanso a tu estómago y quieres comer algo que no sea comida marroquí, Aquí encontrarás un pequeño restaurante italiano donde hacen unas pizzas caseras buenísimas. Justo al lado tienes también un restaurante o local con comida asiática.   

La única excursión que hice estando en Esauira fue con los Quads por las dunas y las playas. Resultó al 50% y me explico. La persona encargada de la excursión te recoge en el punto donde hayas adquirido la propia excursión y te acompaña hasta la furgoneta que te llevará hasta los Quads. En mi caso nos llevaron hasta aquí, un rancho donde hay caballos y dromedarios para las diferentes excursiones. También guardan los vehículos con los que harás la excursión. Contraté dos horas y con una creo que hubiese sido bastante. Cuando hablo de que fue bien al 50% es porque la ida en el Quads fue emocionante, divertida y diferente puesto que el guía no paraba de ir de un lado para otro, no sé como no se pierde jajaja... Bajamos algunas dunas con desniveles que al principio daban un poco de vértigo y en definitiva, un recorrido muy emocionante y atrevido. Sin embargo la vuelta, la hicimos a lo largo de toda la playa y fue bastante aburrido a la vez que incómodo. El aire frio y la brisa del mar no era un buen cócktel para disfrutar de aquella vuelta. Claro está que tampoco iba todo lo bien preparado que había que ir en cuanto a ropa se refiere.