Croacia y Bosnia.- 

Dubrovnik.- (Ragusa).-

02/2019.- DUBROVNIK (RAGUSA) 

Dubrovnik, una Ciudad Antigua preciosa que merece la pena visitar. Rodeada de enormes murallas de piedra y con calles encantadoras donde poder pasear, comer y beber. 

En febrero del año 2019 viajé a Croacia y me gustó bastante todo lo que vi, comí y bebí. Croacia es un país estrechito pero con muchísimos kilómetros de costa donde las vistas son impresionantes.  

En mi caso, un pequeño autobús me llevó desde el aeropuerto de Dubrovnik hasta prácticamente la entrada de la ciudad medieval. Después de algo más de tres horas de avión y algo más de media hora en autobús, lo primero que hice al bajar de este fue tomarme una rica cerveza Croata (O^zujsko) en una pizzería que encontré a escasos metros desde donde me dejó el bus, Pizzeria Skalin aunque actualmente, a mayo de 2023 creo que está cerrada. Las pizzas también estaban muy buenas pues eran auténticamente caseras. Después del "banquete" fui a localizar el apartamento. Lo encontré justo en una de las principales calles peatonales de la ciudad, accediendo por la Vrata od Pila, que es una de las entradas a la ciudad antigua de Dubrovnik. Todo de piedra y muy medieval. Muy bonito. 

La muralla se puede visitar e incluso puedes andarla y bordear así prácticamente toda la ciudad antigua. Encontrarás unas maravillosas vistas para hacer fotos y poder contemplar los tejados que durante la guerra fueron destruidos y más tarde reconstruidos. Es algo que aprendí hablando con la gente que por allí me encontraba. La verdad es que observar un mar de tejados en tonalidades rojizas y otros en color teja, es una imagen impactante que te hace imaginar el alcance y los destrozos que ocasionaron las bombas durante la última guerra de independencia que tuvo lugar en Croacia entre 1991 y 1995. Relativamente hace muy poco tiempo. 

En Dubrovnik te recomiendo que visites su puerto olímpico, la Catedral, sus viejas y estrechas calles donde puedes encontrar máquinas de tortura en plena calle sirviendo como piezas de museo, la muralla de la que antes te hablé y en general la antigua ciudad (Old Town). 


Para disfrutar del país a tu aire, te recomiendo que alquiles un coche para poder moverte libremente por toda la costa. Los precios no son excesivamente altos. En el avión hablé con un lugareño que nos recomendó visitar Bosnia y Herzegovina y así lo hice. La carretera para llegar a Mostar hay que tomarla con tranquilidad pues hay zonas de curvas y recuerdo que la adherencia no era muy buena. La verdad es que poder contemplar y caminar sobre el famoso puente de Mostar, destruido en la guerra de Bosnia, y reconstruido años después, fue una experiencia inolvidable. Este mismo lugareño me invitó a que visitara para comer un Restaurante que encontraría en la carretera que me llevaría de nuevo a Croacia pero esta vez a Split. El Restaurante Udovice es famoso por su cordero a la brasa. Te lo recomiendo si es que te gusta este tipo de carne. El postre de chocolate, espectacular. 

Split, Trogir, ^Sibenik y Makarska son ciudades que también te recomiendo para visitar. En Split el ambiente nocturno es muy europeo. Puedes encontrar cervecerías con buen ambiente donde disfrutar de esas cervezas que no encontramos por España. En definitiva, estas cuatro ciudades que te he nombrado anteriormente, tienen bastantes cosas en común. Todas ellas son ciudades costeras, con playas y pequeños acantilados preciosos de visitar. El interior de estas ciudades son en su mayoría de piedra, construcciones antiguas y preciosas donde puedes tomar buenas fotos, pasear por sus calles e incluso imaginar como fue la vida allí unos siglos atrás. 

Zagred.-