-) Me llaman Willy Fog

Autobiografía.-

Es complicado definirse a sí mismo cuando después de 45 años de vida, tienes ya tantas y tantas experiencias a tus espaldas, cada cual más interesante, buenas y malas claro que sí, que más bien seria necesario escribir un libro. El cariñoso apodo de Willy Fog no viene de una sola persona. Empezaron a llamarme así quien veía en mi aplicación de Google Maps  la cantidad de "puntitos" que voy dejando en los lugares que voy visitando. 

Para no alargar mucho esta presentación, intentaré centrarme en aquello que me ha traído hasta aquí, que no es otra cosa que viajar por el mundo. 

Introducción.-

Entre 1993 y 1998 llevé a cabo mis estudios de Grado Superior en el IES Ángel de Saavedra de Córdoba en la rama de Imagen y Sonido, obteniendo al final de esta, la titulación de Técnico Especialista en la Realización de Programas de Televisión. Al terminar estos cinco años de formación en Córdoba, la única opción que tenía para seguir adelante con aquellos estudios que tanto me gustaban, era la de desplazarme a Sevilla o Madrid, pero por motivos que ahora no vienen al caso, abandoné aquella opción y me adentré en un mundo laboral que nada tuvo que ver con mi preparación académica. En mi familia había quien se dedicaba al transporte de mercancías por carretera y me inicié en esta profesión que tantos disgustos y buenos momentos me ha ofrecido a lo largo de tantos años. 

Fue un año y medio después de iniciarme en este oficio cuando empecé a viajar por gran parte de Europa realizando así, transporte internacional de mercancías. Mi primer viaje internacional fue en agosto del año 2000, nunca lo olvidaré. Cargué ciruelas congeladas en el puerto de Sevilla para descargarlas en Holanda. Aquel viaje fue una autentica explosión de adrenalina pues continuamente iba descubriendo cosas nuevas, aprendí de aquellas nuevas experiencias hasta el momento desconocidas, visité lugares evidentemente inéditos y conocí y hablé con gente jamás vista y que jamás he vuelto a ver. Cruzar por primera vez ciudades como Bourdeaux, París, Lille y Amberes me producía una gran satisfacción a la vez que intranquilidad. En aquellos años no existían navegadores GPS, ni tan siquiera existían las RR.SS. El teléfono en sí, llevaba pocos años entre nosotros y la única manera de llegar a tu destino era utilizando mapas, siguiendo las indicaciones que alguien te había podido dar en un área de servicio y prestando mucha atención a las señales de tráfico. Me atrevería a decir que casi en el cien por cien de los casos, están bien colocadas e indican los destinos sin que haya margen para el error. Otra cosa es que nosotros mismos nos despistemos en algún cruce, giro y/o salida. 

A modo de anécdota, tengo un recuerdo imborrable en mi memoria de aquel primer viaje a Holanda cuando después de cruzar París, y empezar a circular por la A1 dirección Bélgica, pude ver a lo lejos un avión grandísimo "atravesado en la autopista". Rápidamente llamé por la emisora al compañero que me acompañaba en aquel viaje para decirle lo que estaba viendo y él empezó a reírse.  Era de nacionalidad alemana y ya había pasado por allí alguna vez que otra. Un momento después pude comprobar el porque de su risa, y es porque  todo lo que yo estaba viendo era una pequeña ilusión óptica. La autopista A1, cruza por debajo de las pista de aterrizaje y despegue del aeropuerto Charles de Gaulle de París y a lo lejos, parecía como si el avión estuviese detenido en la propia autopista. Con esta pequeña anécdota solo quiero expresar mis ganas de descubrir lugares, personas y momentos inolvidables. 

El segundo viaje ya no recuerdo a donde me llevó pero si es verdad, que después de pasar por varias empresas de transporte a lo largo de estos años, y después de tantos años en la carretera, he podido visitar más de 800 lugares diferentes (como turista) y más de 600 (relacionados con el trabajo) viajando por Marruecos, Portugal, Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Suiza, Alemania, Italia, Eslovenia, Hungría, República Checa, Polonia, Inglaterra, Irlanda, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Austria, Serbia, Eslovaquia y México. Un total de 21 países que espero y deseo que sean muchos más dentro de poco. 

Ahora he dejado atrás esta profesión, espero que para siempre y he decidido viajar por el mundo pero de otro modo. Una buena mochila a mis espaldas, con el equipaje justo y necesario para subsistir y mi equipo de fotografía. El vídeo y la fotografía han sido desde siempre mi pasión y aunque profesionalmente no me dedico a ello, siempre intento captar aquella imagen diferente a los ojos de los demás. Espero y deseo encontrarme con muchos buenos momentos y paisajes que fotografiar y grabar durante lo que dure esta nueva experiencia de viajar por el mundo. Prácticamente, sin rumbo fijo. 

Mi primera aventura debería de haber comenzado en junio de 2023 pero por problemas de salud me vi en la obligación de retrasar esa salida unos meses y ahora en 2024 parece que ese momento está más cerca. Mi primer destino será Sâo Paolo (Brasil) donde estaré unos tres días para después llegar hasta Rio de Janeiro y disfrutar de esa fiesta mundialmente conocida como son sus carnavales. En Rio de Janeiro quiero aprovechar para hacer mi primer voluntariado (unas 4 o 6 semanas) antes de continuar con mi viaje. Desde Brasil iré hasta Uruguay, Argentina (incluyendo Ushuaia, el Perito Moreno y la Patagonia), Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Cuba y República Dominicana.  En todos o en la mayoría de estos países quiero llevar a cabo la experiencia de hacer voluntariados para conocer más a fondo sus costumbres, gastronomía, tradiciones, etc... Seguro que son experiencias enriquecedoras aportando mi ayuda a quien la necesite y para lo que precise. 

Como alternativa a no poder realizar este primer viaje por Sudamérica me embarqué en una aventura algo más "light" sin salir de Europa donde empecé por París (FR), a continuación viajé hasta Liverpool (UK), y después de visitar Manchester, Leeds y Chester, volé hasta Irlanda (IRL) visitando Dublín, Cork y Galway entre otras pequeñas ciudades o pueblos. De nuevo cogí el avión para volar hasta Zagred (HR). La ruta continuó por Belgrado (SRB), Budapest (H), Bratislava (SK), Viena (A) y Praga (CZ).  Una maravillosa experiencia que duró 36 días y que me abrió el apetito para seguir viajando por lugares desconocidos, continuar conociendo a gente maravillosa y escuchar y vivir experiencias irrepetibles.  

Intentaré plasmar en este blog todas o la mayoría de mis experiencias, buenas y malas, para vuestro conocimiento y para que os animéis a viajar. 


Podéis contactar conmigo a través de mis RR.SS. 

(más abajo dejo los links)


SALU2 :-) amig@s


Última actualización: 

12/2023

Facebook
TikTok
Instagram

ESPAÑA Y PORTUGAL


TENERIFE Y GRAN CANARIA

FRANCIA

REINO UNIDO

BELGICA Y HOLANDA

POLONIA Y REP CHECA

MARRUECOS


CUBA

COLOMBIA

ECUADOR

CHILE

PERÚ

ARGENTINA

URUGUAY

BRASIL

REPÚBLICA DOMINICANA

IRLANDA